martes, 17 de diciembre de 2013

LA FLOR DE GROENLANDIA de Rosa Ruiz Gisbert

TERCER PREMIO DE LA VI EDICIÓN DEL CERTAMEN DE POESÍA
PALABRAS DE MUJER, CONVOCADO POR LA ASOCIACIÓN
CULTURAL ZEGRÍ
  
LA FLOR DE GROENLANDIA

                            En alguna parte
                            alguien grita tu nombre
                            alguien agita los brazos
                            y te nombra.
                            ¿No es posible amar sin levantar tempestades?
                            ¿No es posible amar sin que crujan
                            todas las cuadernas?
                            ¿Sin que por esa vía de agua
                            el corazón se nos quede exangüe?.
                            Hubo una época
                            en que todo ocurría despacio.
                            Hace tanto tiempo que no sé
                            si son recuerdos o tan solo un sueño.
                            Uno de esos sueños melancólicos
                            como una playa vacía.
                            Un sueño puro y sereno
                            como la flor de Groenlandia
                            donde todo era reconocible
                            donde todo era alegre para los amantes
                            y los labios se aposentaban en los labios.
                            Ahora callo tu nombre
                            más secretamente que nunca.
                            Lo tengo en la boca dormido
                            no quiero decirlo jamás.
                            Siento bajo la piel
                            el triste hueso donde no se propaga
                            el fuego del amor
                            y el viento muerde como un amanecer dulce.
                            Hay una luz confusa que conmueve;
                            se agitan los ramajes
                            como mi pecho al avocarte.
                            Como mi beso huérfano de ti.
                            Miro en la quietud de la distancia
                            la memoria del ayer:
                            cada contorno,
                            esa delicada frontera
                            que me separa de ti
                            y que cerca mi helada carne.
                            Cierro los ojos como un portazo
                            y ahí estás tú, callado,
                            la mano en  tu rostro
                            y el codo sobre la mesa
                            brillando las motas de polvo
                            un punto encendida la mañana
                            y tus ojos
                            descolgándose en finas alas interiores.
                            ¿Te acuerdas de los largos días
                            en que el corazón cantaba su historia?
                            Mañanas como agua dormida
                            y una música en el pecho.
                            Me quedaba quieto y soñaba
                            que el amor era de un hermoso color
                            y el deseo como un latido marino.
                            La aflicción no tenía futuro
                            y las lágrimas
                            eran el beso del rocío en las flores.
                            Cuán delicadamente te estrechaba;
                            cómo rozaba tu boca con mi boca
                            sin que tú rehusaras la caricia.
                            Pasaron más días y te desleíste
                            como un azucarillo en el café.
                            Y me habitó un agudo dolor
                            que todavía me aturde
                            y que el tiempo no suaviza.

                                             ROSA RUIZ GISBERT

                                                   12-12-2013 


Entrega de premios el 12 de diciembre 2013


ROSA RUIZ GISBERT. BREVE NOTA BIOGRÁFICA

Rosa Ruiz Gisbert es Graduada Social, con dos cursos de Abogacía. Tiene publicada numerosa poesía en colectivo y en solitario, cuadernillos editados en la imprenta Dardo (antigua imprenta Sur), al cuidado de Ángel Caffarena, los hermanos Andrade y Rafael Inglada, así como relatos. Es cofundadora de la Asociación Alas. Se le concedieron varios premios, tanto de poesía como de relato, entre otros un accésit del Premio Relosillas. Tiene varios relatos en prensa y en colectivo con la Asociación Alas. Figura en el diccionario de autores y obras Corona del Sur 1965-2000. Colabora en la Revista Cultural y Científica “Isla de Arriarán”.
“El hechizo de Lucy” es la primera de sus novelas que se edita.

El HECHIZO DE LUCY, por Rosa Ruiz Gisbert