jueves, 18 de diciembre de 2014

viernes, 4 de julio de 2014

PEQUEÑOS POEMAS

Poemas de ROSA RUIZ GISBERT
                                                                         Accésit del Ayuntamiento de Loja en Septiembre 2005                                                     
                             
                                               FUEGO
                                    No puedo ver los árboles
                                    que el paisaje perforaron negras arañas
                                    y todo permanece enmudecido
                                    después del aquelarre de las llamas.
                                    Puedo aún asomarme a las vertientes
                                    -a cenicienta media luz-
                                    y obtener el don de las lágrimas
                                    sin que pájaros emprendan el vuelo.
                                    En la tarde azotada de tristeza
                                    se eleva como un lamento frío
                                    que condena la muerte de lo verde.




                                                     

Y O
                                    Ha llovido mucho sobre mi infancia
                                    y es un desorden si me miro al espejo
                                    en esta imagen nueva
                                    de piel marchita y ojeras de otoño.
                                    Cualquier día asomará un temblor
                                    y yo volveré la cabeza altiva
                                    y posaré los ojos sobre un libro
                                    del que apenas sabré el contenido.  


             

                                                  

LA  CULPA
                                    El alma se inquieta vanamente
                                    mientras va esculpiendo su forma.
                                    Inventa sin descanso una culpa
                                    sin tener piedad de ella misma,
                                    negándose el silencio y la quietud
                                    sólo por tomar en serio palabras sin importancia.




                                            

RECORDAR
                                    Hacer memoria es volver al laberinto
                                    de un provinciano jardín,
                                    un aroma de celindas y de niños pequeños
                                    -esas voces atipladas-,
                                    el azufre en los racimos
                                    y la ardiente orilla del verano.




                                                 

TUS  MANOS
                                    Como quien dice ángeles
                                    son tus manos sobre el libro
                                    palomas zuritas que aletean.
                                    Abres los ojos al sueño que descubres
                                    y que de gozo te llena.
                                    Todo lo viejo olvidado,
                                    todo el dolor en sus límites.
                                    Abrir los ojos te era necesario
                                    para reconocerte en la historia que lees.




                                                 

MITADES
                                    Arrastrar la nostalgia
                                    por todos los contornos
                                    cada domingo y vuelta atrás.
                                    Como partida en dos mitades:
                                    una que lleva alegría al centro,
                                    otra donde espera la noche interminable.      


     

                                          

RECUERDO
                                    Porque así te recuerdo:
                                    tus ojos dos estanques persuasivos
                                    destrenzando enigmas;
                                    tu voz un son de arenas vivas
                                    convidando al vuelo;
                                    tu cuerpo dulcemente extasiado
                                    ofreciéndose de pronto
                                    como una brisa tenue.



                  

                                  

TU  MIRADA
                                    Ahora que amanece, amor,
                                    para la duda y también para el llanto
                                    el corazón se ensancha con el día
                                    y tu mirada es una mar pintada
                                    como una playa donde no estuvimos,
                                    una mar gris perla con su jábega
                                    adonde volver si aparece la nostalgia.




                                           

ÍNTIMO
                                   Desnúdame al atardecer
                                   donde los pájaros ciegos inmóviles
                                   sobre la colcha adamascada.
                                   Llévame al país del norte del deseo
                                   y me acomodaré al hueco de tu mano
                                   mientras la noche cae y se eterniza
                                   el pañuelo rojo sobre la lámpara.




                                                           

GATA
                                   Mansamente se me enreda en las piernas
                                   y me derrota su  mirada densa
                                   que al sosiego invita.
                                   La luz del ventanal ocres derrama
                                   y mi mano de niña
                                   se afana en su atigrado pelaje
                                   de animal en la sombra.




                                            

EL  ÁRBOL
                                   Aquí yace el árbol quebrado
                                   de verde fulgor perseverante
                                   testimonio de otros días.
                                   El vaho del otoño se derrama
                                   y estalla de luz entre las hojas
                                   que van a morir cuerpo a cuerpo.




                                                

EL  RÍO
                                   Miro los ateridos lirios de la rivera
                                   y vacilan en este instante mío
                                   los pies asentados en el embarcadero
                                   porque una isla invita a la esperanza
                                   y el retorno ahoga la voz oscuramente.
                                   No alcanzaré a decir mi nombre
                                   antes de que me anegue en tu río.





                                                        

LA  NOCHE
                                   Algo trama la noche en su cielo propio.
                                   Oscilan las enredaderas al viento
                                   y embriaga el olor de los jazmines.
                                   Un perro ladra a la luna.
                                   En la terraza
                                   el esplendor de tu presencia.




                                                          

MEMORIA
                                   Me estremece el crujido de tus hojas,
                                   recordado noviembre;
                                   el perfume que sorprende en las esquinas
                                   y la fruta ácida del otoño.
                                   Cautiva la memoria
                                   vuelvo al laberinto de mis horas de niña
                                   por calles olvidadas
                                   por pasos que antaño anduve
                                   mucho antes de encontrarte
                                   y que me encendieran los fuegos de San Telmo.



                                                     


NOVIEMBRE
                                   Esta tarde de octubre en que los ramos
                                   invitan a penetrar en su hueco
                                    y nos guiñan los crisantemos cómplices;
                                   esta tarde que oculta la luz antes de tiempo
                                   como una señal distante,
                                   nos advierte del arribo esperado
                                   de noviembre y su día de difuntos.




                                                  


MUSEO
                                    Volver a tus estancias nobles
                                   donde el universo es un sitio propio
                                   que crece conforme a mis pasos,
                                   donde el silencio es apenas quebrado
                                   y el gozo verdea como el árbol
                                   que se yergue, al socaire de un  Velázquez.



  
      


     PRIMAVERA
                                   Ella percibió los pasos breves
                                   en un rincón al sol
                                   sobre el altar de las muñecas.
                                   El aire tenía un trajín de polvo
                                   un soplo como de vida nueva
                                   que doraba su blusa.
                                   Quién pudiera volar sobre ese fulgor
                                   y ascender y asomarse al mundo.



                                                             

                                            

 

F R Í O

                           
                        Nada sino los montes
                                   y un mar sonámbulo
                                   romperá los espejos.
                                   Como un dedo que rozara
                                   es el soplo frío de diciembre.
                                   Hay una vibración en el aire
                                   un silencio de música
                                   y un viento repentino
                                   que naufraga en las esquinas.  


 

                                               


INSOMNIO
                                   Hay en la noche un rostro
                                   como un agua remota
                                    equidistante de los sueños
                                   calcinadas piedras en la almohada
                                   y una cólera que se enfría
                                   en submarinas formas.
                                   Avanzo por las horas quietas
                                   inventando fantasmas
                                   y pequeños dioses oscuros.




                                                         


DELIRIO
                                   La fuente, un amigo, la palabra,
                                   en la lengua un sabor de ajonjolí
                                   y un espeso sueño verde
                                   sobre los párpados.
                                   Se posa el sol y los blancos chorros
                                   son como un agua honda que cae
                                   una luz temblorosa
                                   que delirios levanta
                                   bajo la clara sombra
                                   de los que a la noche pertenecen.





                                                    


A M O R
                                   Desnuda derramo mi cántaro
                                   como un amanecer o un nacimiento
                                   que al otro lado de la noche me llevara.
                                   Puerta que se abre a pronombres enlazados
                                   como estrella de un mar ciego
                                   cuando, amor, me deshabitas.





                                       


INVIERNO
                                   Cómo cruzan las nubes
                                   con aquel viento de invierno
                                   el abanico olvidado
                                   la luz de la vela encendida
                                   y el peso de la lluvia en los geranios.






OTOÑO
                                   La ciudad se borra en seda malva
                                   seda del cielo en retales.
                                   El sigilo del mar es una hilandera
                                   que teje neblinas desvaídas.
                                   El viento rasga suavemente
                                   todas las costuras y se adentra
                                   por la playa hasta encontrar
                                   las mustias hojas de los árboles.




                                                   


PALABRAS
                                   Recordar cómo nombrabas tú las cosas.
                                   Tus palabras como agua sonaban,
                                   como agua que hablara en la noche,
                                   agua que fulge y pasa
                                   por los ríos de mis días.






EL  FINAL
                            Pasaron los años y los amantes
                                    los ríos pasaron
                                    con su luz estremecida.
                                    Porque todo llega demasiado pronto
                                    a qué engañarnos
                                    y porque, aún con la esperanza,
                                    la fatiga existe.






M  A  R
                        Como piedra en las orillas
                        percibo tu oleaje.
                        Codicio los espejos en fuga
                        del mar y sus misterios.
                        Y en la quietud de la tarde
                        quisiera ser una pequeña barca
                        con el viento de favor.







JACARANDÁS
                        Me he acercado
                        al abrigo de los matorrales.
                        Por el camino angosto
                        avanzan las muchachas
                        mientras cae la lluvia
                        ligeramente morada
                        de las jacarandás.

                                  

            

ROSA RUIZ GISBERT. BREVE NOTA BIOGRÁFICA

Rosa Ruiz Gisbert es Graduada Social, con dos cursos de Abogacía. Tiene publicada numerosa poesía en colectivo y en solitario, cuadernillos editados en la imprenta Dardo (antigua imprenta Sur), al cuidado de Ángel Caffarena, los hermanos Andrade y Rafael Inglada, así como relatos. Es cofundadora de la Asociación Alas. Se le concedieron varios premios, tanto de poesía como de relato, entre otros un accésit del Premio Relosillas. Tiene varios relatos en prensa y en colectivo con la Asociación Alas. Figura en el diccionario de autores y obras Corona del Sur 1965-2000. Colabora en la Revista Cultural y Científica “Isla de Arriarán”.
“El hechizo de Lucy” es la primera de sus novelas que se edita.

El HECHIZO DE LUCY, por Rosa Ruiz Gisbert